Meditación Zen

“El ejercitarse en el estar en el instante presente es calmar la mente, abrirse a las sensaciones, posarse interiormente”

Laia Monserrat


La práctica zen trasciende al silencio y a la concentración. Va mucho más allá. Es el encuentro con tu ‘yo’ más interno y auténtico. Hablar de Zen es hablar de cada instante de la vida. Y por ello no se puede disociar el ejercicio puro de la meditación del resto de nuestro día. Son aspectos complementarios e inseparables que se dirigen al fondo de la persona para liberar todo sufrimiento y disfrutar del camino. Existen dos aspectos primordiales, complementarios e inseparables de la práctica zen: el ejercicio zazen y el ejercicio durante todo el día. El zazen es un ejercicio que surge del fondo de la persona y se dirige al fondo de la persona. Va más allá de las creencias, es un momento de experiencia. Es el ejercicio más simple y a la vez más complejo: sentarse en silencio y en inmovilidad, observando, sin pretender nada más que estar presente en el instante presente. Aquí y ahora. El proceso incluye aprender a sentarse de forma correcta, encontrando la base con un buen contacto con la tierra y el cielo, para poder aprender a soltarse e iniciar la aventura interior de autoconocimiento.

Horarios:

Martes : za-zen, ejercicios y charlas : de 19h30 a 21h.

Un domingo al mes: za-zen de 10h a 13h.

Sesshines de ciudad y sesshines fuera, consultar calendario o pedir información.

Inscripciones: por email, por teléfono 617 71 31 50 o a través de paypal (pago inmediato).

Lo esencial

Para aprender a meditar es esencial comprender la importancia de la buena postura, la importancia del silencio y la importancia de la actitud adecuada.

La buena postura se aprende en la misma práctica, con la ayuda del maestro que nos va enseñando a deshacernos de las tensiones que nos limitan y nos acompaña a encontrar el gesto justo.

El silencio se va haciendo de forma paulatina, callando, abriéndose a una mente más calmada, a una forma de estar en el presente sin tantas respuestas automáticas. Es una dimensión sutil y muy poderosa. El silencio compartido en la sala de meditación es muy potente y transformador.

La actitud adecuada o actitud justa es un conjunto de características que el meditador va desarrollando. Entre ellas se encuentran la determinación, la presencia al instante presente, la mirada abierta, el no juicio, la bondad y la confianza.

La línea de zen occidental y laico

Es una línea de zen creada por Karlfried Dürckheim a su regreso de Japón. Volvió con la petición de su maestro de no copiar el zen japonés, sino de buscar el modo en que el zen podía llegar a Occidente conservando su esencia.

Es un zen que va más allá de las religiones, se dirige a la esencia espiritual de cada persona, sin importar sus credos. Un zen sin rituales budistas. Las enseñanzas son reflexiones sobre la realidad de la persona en nuestra época y sociedad. La práctica milenaria no pierde sentido, sino que aporta todo aquello que resulta esencial a cada practicante. Despojando al ejercicio de gestos superfluos llegamos al gesto esencial y transformador, ese que abre las puertas al Ser esencial.

El grupo de meditación

Es importante meditar solo en casa y es importante meditar en grupo. Las dos cosas son necesarias y se complementan perfectamente.

Acudir a Presencia Zen a meditar significa compartir un camino, compartir un espíritu.

Se puede participar en las diversas actividades que se ofrecen y proponer también actividades. El intercambio entre las personas fortalece la práctica y la percepción de unión.

Cada martes se medita con Laia Monserrat. En otros horarios se realizan prácticas que llevan los alumnos colaboradores de Presencia Zen, que se han formado con ella.

Consulta el calendario.

Los retiros

Fines de semana y retiros más largos son esenciales para profundizar en la práctica meditativa. Ofrecen el tiempo y las condiciones adecuadas para abrirse al Ser de forma concreta y compartir desde la presencia.

Los retiros forman parte del camino de la meditación y son recomendables tanto para principiantes como para personas que meditan desde hace tiempo.

Consulta el calendario o pide información sobre los retiros programados.

Días de iniciación a la meditación

Cada mes se realiza una mañana de domingo de iniciación a la práctica del zen.

Es el momento para conocer y también para profundizar en dicha práctica. Se pueden exponer dudas, se dan enseñanzas sobre la práctica y se trabaja con la postura de forma concreta.

Pide información o consulta el calendario.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar