12 gener, 2017

L’auto observació en el camí personal

 

P1180977

Aprender quien eres es el fundamento de cualquier vía o camino personal, espiritual, de realización o como quieras llamarle. Si no sabes quién eres, si no conoces tus puntos fuertes, tus heridas, tus flaquezas y no puedes comprender que tienes un grandísimo potencial a tu disposición y que debes aprender a usarlo, no hay camino.

Este aprendizaje, en su primera etapa,  tiene mucho de psicoterapia del ego. Conocer las características de la personalidad es como conocer los límites y las capacidades básicas con las que se cuenta para emprender o seguir el camino.

Sin embargo, la auto observación tiene un riesgo mayor. Es el de permanecer demasiado tiempo en la observación de la propia personalidad egoica, reduciendo a la persona a su yo más externo.

Todo camino personal debe permitirte contactar con tu núcleo más íntimo, un núcleo incondicionado y libre, lleno de fuerza y de sabiduría. Si no es así, estás dando vueltas sobre ti mismo, como los perritos que persiguen su propia cola en círculos interminables. Tu tesoro no está en tu superficie, por muy buenas cualidades que tengas ya a flor de piel. Tu tesoro está en lo más profundo de ti mismo. Hay que bajar al fondo a descubrirlo.

Bajar al fondo no quiere decir hundirse en el lodo de lo que eres, ni llegar a la cueva de los horrores, donde descubrirás los monstruos escondidos de tu personalidad. Es llegar a un lugar central que te está conformando, te está dando la posibilidad de un enraizamiento verdadero y sólido.

En los años que llevo acompañando a personas en este proceso lo que he visto y sigo viendo, es que cuando se atraviesa la capa del miedo, de los miedos, porque pueden ser múltiples y variados, la persona logra conectar con una calma profunda y se siente en su verdadero lugar en el mundo. Aunque esta experiencia no sea permanente, ya que algunos miedos siguen siendo recurrentes, el profundizar en ella, se va creando un camino real y muy constatable que conduce a la serenidad interior.

Reforzar este camino es un trabajo necesario. Es un esfuerzo necesario. Estas yendo en contra de los hábitos, en contra de lo que imponen las modas, en contra de lo que te pide la sociedad, en contra de tus deseos de que “todo sea fácil”. Pero el secreto está en escuchar tu necesidad profunda, que te lleva hacia aquí, en escuchar a este maestro interno que te pide acallar tus temores y entregarte a la verdadera vía.

Cuando tu auto observación se convierte en la escucha de tu yo más amable, más sabio, es el momento de pasar a la acción, sin dudarlo.

Estar en conexión profunda contigo mismo, conocerte y comprenderte, abre la puerta a una acción más justa en el mundo. Nada tiene sentido si no se traslada lo interno al mundo externo.

La práctica del zen es llamada la vía de la acción, porque, ¿de qué serviría estar sentado en silencio si no fuera para hacer algo en el mundo que valga la pena?

Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar