7 junio, 2016

La Buena Gente

Tengo la sensación de que en mi vida se cruzan personas buenas con un gran corazón. Cada una de ellas me muestra cómo dar, cómo ser generosa. Cada una de ellas es un regalo que la vida me trae. Llenan mi día a día de cosas buenas. Se preocupan por mí, me ofrecen su apoyo, me regalan tiempo, cuidados, cosas o “estares”.

Con algunas comparto breves instantes. Otras son compañeras de camino durante más rato. Cada una de ellas es una joya de valor incalculable. Un sol que brilla en medio de cualquier circunstancia.

Algunas son personas que me dieron mucho sin conocerme. Otras se acercaron con timidez para quedarse para siempre. Algunas forzaron las barreras para darse y ayudarme. A otras me acerqué yo y me ofrecieron mucho.

También están todas aquellas personas de las que no se su nombre, como el señor que llevaba la grúa municipal y se apiado de mí, bajo la lluvia, y me devolvió el coche sin decirme ni palabra. O la enfermera que a pesar de llegar con retraso me dejo pasar. O el pescadero, que salió de su mostrador para darme un par de besos de feliz navidad. O el desconocido que al teléfono me ayudo a reparar mi ordenador y me contó cosas sobre la ciudad donde estaba y me alegro con sus historias mientras esperábamos que todo volviese a funcionar. O la mujer que hace un rato me crucé en la portería y me sostuvo, sonriendo, la puerta del ascensor esperando a que yo llegase.

Personas todas ellas que no tienen ninguna obligación para conmigo. Personas a las que debo mucho o nada, según como se mire. Para ellas el dar es tan necesario como el respirar. No hay nada de excepcional en sus gestos. Ellas son personas normales, como tú y yo. Personas que están ahí para otra persona, para otras personas. Personas que saben del valor de la ayuda mutua, del compartir, del estar presente para el otro desde el corazón. Personas que no calculan qué beneficio obtendrán. Personas que hacen lo que les dicta su bondad.

La buena gente existe. El mundo está lleno de buenas personas. Yo solo constato que cada vez me cruzo con más buenas personas.  labuenagente

2 Responses to “La Buena Gente”

  1. Maren

    Precioso post. Gracias por hacer visible y compartir eso tan sutil y anónimo, que nos conecta a todos.
    Una abrazada

    Responder
Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar